Efectos de la norma IMO 2020 en el transporte marítimo

A falta de menos de un año para que entre en vigor la Norma IMO 2020, las principales navieras toman posiciones para adaptar sus buques antes del 1 de enero de 2020 a la nueva normativa de la Organización Marítima Internacional(OMI).

Qué es la norma IMO 2020

La IMO 2020 es la nueva regulación aprobada por la OIM que obliga a los barcos a emplear fluel oil con un contenido máximo de azufre del 0.5% masa/masa frente al actual 3.5% para reducir las emisiones de óxido de azufre, una sustancia que contribuye a la contaminación ambiental y a la destrucción de la capa de ozono.

Cómo cumplir con la norma IMO 2020

Las navieras están barajando tres posibles soluciones para adaptarse a la normativa, cada una con sus ventajas e inconvenientes:

  • Un fuel oil con un contenido máximo de azufre del 0.5% masa/masa.
  • Métodos equivalentes autorizados, es decir emplear combustibles con mayor concentración de azufre combinados con sistemas de limpieza de los gases de escape, conocidos como “lavadores” que “limpian” los gases antes de emitirlos a la atmósfera.
  • Otros tipos de fuel de bajo o cero contenido en azufre como el gas natural licuado (GNL), o los biofueles.

A simple vista, la primera podría parecer la medida más económica y sencilla de aplicar ya que no implica una modificación de las infraestructuras de los buques, pero la disponibilidad de fuel oil de contenido en azufre inferior al 0.5% no es tan alta como la de otros combustibles por lo que la oferta y la demanda podrían encarecerlo.

Es por esto, que las navieras no descartan otras medidas que supongan una inversión inicial más elevada para la adaptación de los buques pero que a largo plazo pueda ser más rentable.

Qué recargo aplicarán las navieras por el IMO 2020

La inversión que realicen las navieras, bien en combustible bien en nuevas infraestructuras para adaptar sus buques, posiblemente acabe reflejándose en los fletes. Los términos más habituales para estos recargos son:

  • BAF (Bunker Adjustment Factor).
  • EBS (Emergency Bunker Surcharge).
  • BUC (Bunker Contribution).
  • BRC (Bunker Recovery Cost).

El BAF se utiliza de manera general para los ajustes por la fluctuación del fuel, mientras que EBS, BUC y BRC hacen referencia a unos gastos extra relacionados con el combustible.

También es posible que las navieras utilicen otros términos como MFR (Marine Fuel Recovery), FAF (Fuel Adjustment Factor), GFS (Global Fuel Surcharge), OBS (ONE Bunker Surcharge), ERS (Emergency Risk Surcharge) para repercutir estas inversiones de adaptación a la norma.

Por el momento, todavía no se advierte un incremento de fletes considerable y los servicios se van viendo ajustados a nivel espacio según las demandas programadas del mercado.

 https://www.tibagroup.com/es/imo-2020
Se reservan y respetan en su totalidad todos los derechos del autor o los autores de las notas publicadas; así mismo, la información y/o argumentos en ellas vertidos son exclusivos de su(s) autor(es) y por lo tanto NO es una opinión dada por la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana, similares y conexos, su Comité Ejecutivo Nacional o su Secretario General; así es que, aun cuando pudiera haber alguna coincidencia con lo expuesto en las notas, de ninguna manera son argumentos o parte de algún documento elaborado específicamente por la O.C.P.N.R.M., su C.E.N., o su Sec. Gral.; por lo que, en lo absoluto No nos hacemos responsables de nada de su contenido.
http://ocpnrm.info/azimuth/reservacion-de-derechos-de-autor/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *